Es un procedimiento ginecológico recomendado en mujeres con laxitud vaginal posterior a partos o genética; en menopausia con sequedad vaginal, también en la incontinencia o escapes de orina al esfuerzo (toser, correr, saltar, etc). Ya que, mejora la tensión de la vagina proporcionando tonicidad, rejuveneciendo la zona aumentando el colágeno local y la lubricación. El tratamiento se realiza con Láser, que tiene un dispositivo especial, el cual se introduce en la vagina, para que ejerza un efecto local. No es doloroso y es totalmente ambulatorio, es decir, no necesita quirófano, cortar, ni realizar cirugías, y los resultados son estupendos. Se recomienda al menos 2-3 sesiones (dependiendo del caso), siendo una sesión por mes.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *